Buscar
  • Equi_libera

Consejos para cuidar a tu caballo en invierno


Ya está el invierno a la vuelta de la esquina, no se puede remediar!

Dependiendo de la zona en la que vivas, el invierno puede ser más suave o más duro. Todo aquel que trabaja o cuida de un caballo sabe que el cuidado de un caballo en invierno requiere poner un poco más de atención a los detalles. El invierno puede traer contratiempos para la salud y para el entorno donde viven nuestros amigos equinos.


Para que podamos asegurarnos de que están sanos, a continuación una serie de consejos y recordatorios:


AGUA Y ALIMENTACIÓN


Tanto si tu caballo vive estabulado como si vive al aire libre, es importante comprobar siempre sus bebederos o fuentes de agua y controlar las calorías que ingieren. Asegurarnos de que tienen acceso a un agua limpia y atemperada (que no se haya hecho hielo) los caballos estarán mejor protegidos de problemas comunes en invierno como por ejemplo el cólico. Para ayudar a mantener el peso de los caballos durante los meses más duros del invierno es importante aumentar las calorías con un extra de heno y en caso que fuera necesario pienso.

CONOCE LAS SEÑALES DE DESHIDRATACIÓN


La deshidratación es una gran preocupación en invierno, y puede darse de repente de manera rápida. Es conveniente comprobar a menudo las señales de deshidratación y evaluar si es mejor poner el agua llenando cubos a mano en lugar de con bebederos automáticos para comprobar la ingesta de agua.

  • Ojos hundidos o apagados

  • Pérdida de apetito

  • Menor producción de heces

  • Heces muy secas

  • Letargo

Como saber si tu caballo se ha deshidratado




Además de reconocer las señales anteriormente descritas de deshidratación, también puedes comprobarlo tu mism@ usando los siguientes métodos.

  • Comprueba la elasticidad de la piel pellizcando un poco la piel del cuello del caballo. Al soltar, la piel debería volver a una posición normal en aprox. dos segundos.

  • Comprueba el tiempo de llenado capilar presionando con tu pulgar firmemente en la encía del caballo hasta que la presión deje la piel de la encía blanca. Al soltar, las encías de un caballo hidratado volverán rápidamente a su color rosado normal, habitualmente en dos segundos.

  • Mientras compruebas las encías, observa también el nivel de humedad de la boca del caballo. Unas encías y dientes secos son una señal de deshidratación.

AUMENTO DE INGESTA DE AGUA

Hay un cierto número de cosas que puedes hacer para aumentar la ingesta del agua en invierno. En general, comprender los diferentes métodos recomendados te ayudará a asegurarte de que tu caballo está hidratado y feliz.


Los caballos prefieren el agua fría a la caliente, pero beben menos volumen

Antes de que decidas qué métodos se adaptan mejor a tus circunstancias, tómate un momento para leer los resultados de un estudio realizado por la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Pennsylvania acerca del consumo del agua de los caballos. Los resultados te ayudarán a crear tu rutina de facilitación del agua en invierno con éxito.

Dale a tu caballo acceso a agua tibia (sólo)


Por ejemplo, mucha gente cree que a los caballos no les gusta el agua muy fría. Según el estudio, la prefieren antes que al agua tibia, si se les da las dos opciones a elegir. No obstante, el estudio concluyó que los caballos bebían un 40% más de agua si estaba tibia, pero sólo si era la única fuente de agua disponible.


Comprueba que tu caballo ingiere su cantidad diaria recomendada de sal


Otra cosa en la que pensar es la ingesta de sal. Los caballos que obtienen suficiente sal tienden a beber más agua de forma natural. Pero aunque se suele facilitar un bloque de sal, no es lo ideal. Es mejor ir distribuyendo unos 30g de sal en las diferentes ingestas de comida o en el agua si controlas cuánta agua beben.

PROPORCIONA CALORÍAS EXTRA


Los caballos gastan una importante cantidad de calorías en invierno para mantenerse calientes. Y muchos además trabajan o son montados durante los meses de invierno, aumentando aún más la necesidad de ingesta de calorías extra.

Proporciónale una gran cantidad de forraje seco y reciente





Deberían tener siempre disponible heno seco a todas horas. Aunque la investigación apoya los métodos de disponibilidad de alimento durante todo el día, antes que los horarios de alimentación vistos habitualmente de dos veces al día, lo importante que hay que recordar es lo siguiente: el acceso frecuente y regular a forraje de alta calidad ayuda a los caballos a obtener suficientes calorías durante el invierno. Ésto es importante en especial para los caballos que pasan mucho tiempo al aire libre donde la hierba puede helarse y resultar poco apetitosa.

Los caballos que viven al aire libre necesitan acceso constante al forraje.


Cuando el forraje no es suficiente

Cuando estudiamos como mantener el peso, el forraje quizás puede no ser la única respuesta. Los veterinarios sugieren que “caballos viejos o con problemas dentales que no les permitan comer heno de manera productiva, necesitan recibir calorías de manera más frecuente, en un formato que sea nutritivo, como pienso para caballos senior”. Además hay quien prefiere usar suplementos con pulpa de remolacha o mash de salvado en invierno, especialmente si le añaden suplementos en la dieta como vitaminas, aceites, semillas de lino, sal, etc.


Esto también sirve para añadir agua a la dieta del caballo, ya que el salvado y la pulpa de remolacha tiene que remojarse mucho antes de dárselo. No obstante consulta con tu veterinario acera de los riesgos asociados con los concentrados, como el mash de salvado antes de añadirlo a la dieta de tu caballo.

CALOR Y REFUGIO


Los caballos son animales resistentes. A pesar del hecho de que los domesticamos hace casi 5.000 años, pueden sobrevivir al aire libre “a pelo” en invierno. Pero esto siempre que estén sanos metabólicamente, tienen su pelaje de invierno completo y tienen refugio donde acudir cuando haya fenómenos atmosféricos fuertes de viento y lluvia.

PRACTICA UN ESQUILADO RESPONSABLE

Esquilar el pelo es una práctica habitual en la mayoría de caballos de deporte y competición que trabajan( y sudan) en invierno. Por otro lado, algunos caballos viven al aire libre siempre y en invierno tienen “vacaciones”. Sea cual sea el escenario, mejor saber qué implica esquilarle el pelo. Ten en cuenta sus condiciones de vida antes de decidir esquilarle: viven al aire libre todo el día? Sudan habitualmente por ejercicio? Hay alguien que pueda hacer los cambios de manta necesarios a diario? Las mantas se lavan con regularidad? Estos y otros factores deberían considerarse antes de quitarle al caballo su protección natural ante los elementos.

UTILIZA MANTAS LIMPIAS Y SECAS
Así como ser responsable al decidir esquilar el pelo a un caballo, también hay que entender como se deben usar las mantas. Hay que tener en cuenta cosas como la raza, la edad, el estado de peso, el tipo de refugio y si el caballo va esquilado o no. Si quieres que tu caballo tenga un pelaje efectivo para enfrentarse a los elementos, es mejor no ponerles la manta antes del solsticio de invierno. Puede sonar a cuento, pero los días más cortos justo antes del 22 de diciembre es cuando los caballos sacan su pelaje grueso de invierno, así que poner una manta antes de tiempo inhibirá este periodo natural de crecimiento de pelo.

Si no estás seguro de qué manta usar, busca una guía de mantas en función de las temperaturas de tu zona en invierno. Sea cual sea la que elijas, las mantas deben ponerse de manera correcta, quitarse y comprobar diariamente si están dañadas, mantenerlas secas para evitar problemas en la piel y no ponerla nunca en un caballo mojado.


PIES Y TERRENO


Finalmente, en invierno hay que prestar especial atención a la seguridad del entorno de los caballos y comprender como mantener sus cascos sanos.

LIMPIAR EL HIELO DE CAMINOS Y PADDOCKS


Los caballos pueden moverse por la nieve, pero el hielo es otra historia. Las superficies alrededor de la propiedad donde caminen los caballos deberían estar limpias de hielo siempre para evitar heridas graves. Si el caballo vive al aire libre, la siguiente mejor opción es usar sal , arena o alternativas a la sal para evitar tener un terreno helado.

Usar arena para mejorar la tracción

Usar arena en el hielo mejorará la tracción, pero ten cuidado de no echarla donde el caballo coma, ingerir arena puede aumentar el riesgo de cólico por impactación.

Usar sal para derretir el hielo

La sal, por otro lado, ayudará a derretir el hielo, pero también debe usarse con cuidado. Por una parte porque no quieres que los caballos buscando la sal en el suelo ingieran otros materiales. Por otra parte aún no se conocen los efectos de la sal pura en los cascos de los caballos. Mejor ser prudente.

Usar alternativas a la sal

Las alternativas para derretir el hielo pueden ser dañinas para los animales y afectar negativamente a los ecosistemas de ríos y arroyos cercanos. La mejor opción es usar pellets de sal que se derriten con el contacto con el agua. Pero si tienes que lidiar con mucha nieve y hielo, quizás necesites verificar otras opciones.

PROTEGE LOS CASCOS DE LOS ELEMENTOS


Proteger los cascos de los caballos en invierno significa tener en cuenta el terreno, las condiciones climáticas, el agarre, y la agenda de recorte/herrado. Puede ser un invierno con lluvias que generen mucho barro y tener que controlar la candidiasis equina en el casco, o tener un terreno frío y que hiele fácilmente y puedan darse hematomas. Dependerá del tipo de invierno en tu zona.

Evitar la candidiasis equina

Consiste en una infección bacteriana de los tejidos blandos de la suela del casco, en la ranilla y los surcos que la rodean. Los caballos pueden coger esta infección por multitud de motivos, incluyendo estar de pie en condiciones de humedad y barro poco sanitarias sin oportunidad de secarse. Para ayudar a combatir esta podredumbre negra y apestosa (lo es) asegúrate de que tu caballo no pasa mucho tiempo de pie pisando heces y orina y que tienen la oportunidad de salir del barro cada día.

Con o sin herraduras?

Descalzos? Con herraduras? O sólo en las manos? Estas preguntas tendrán habitualmente la misma respuesta. Depende. Lo más importante es que hables primero con tu herrador/podólogo. Ellos te ayudarán a valorar las opciones en función de lo que haga tu caballo en invierno, donde viva, y el estado de salud de su casco. En general, entender que cuidar de los cascos de tu caballo en invierno es vital para la salud del casco durante el resto del año, debería servir de indicador para ver la importancia de obtener una respuesta a estas preguntas.

5 vistas

© Equi-Libera. Masajes para caballos.