Beneficios de revolcarse en caballos



Si pasáis tiempo con caballos, en alguna ocasión habréis visto cómo un caballo se va una zona determinada (de virutas, arena o barro), y con la nariz en el suelo, empieza a patear el suelo, a dar vueltas sobre sí mismo, para luego doblar sus rodillas, caer al suelo y revolcarse de lado a lado, casi en éxtasis. Después se pone de pie y se sacude o incluso da un pequeño brinco y sale a un corto galope.

¿Y por qué lo hacen?


Resulta que hay muchas razones por las que los caballos se revuelcan, a veces porque están a gusto, aunque hay algún caso en el que es indicación de que no se encuentra bien. Los caballos se revuelcan por placer cuando están relajados y se sienten seguros. Al igual que cuando una persona bosteza, revolcarse es contagioso y, a menudo, se puede ver que empieza un caballo y se van animando los otros también.


Además de por diversión, un caballo se revolcará para ayudarse a quitarse el pelo en épocas de cambio y también para mantener su pelaje sano y su temperatura corporal. El barro y el polvo pueden actuar como acondicionadores de la piel y como repelentes naturales de insectos. Cualquier irritación causada por el sudor seco puede aliviarse revolcándose, ya que el polvo o el barro hacen un efecto de enfriamiento y secado. Este es el motivo de que, cuando un caballo acaba de ser bañado y se le suelta, ante el horror del dueño, ¡segundos después lo encuentra de nuevo teñido de tierra! .

También puede ser la forma en que el caballo esté intentando comunicarnos que se le está abrigando en exceso. Revolcarse de manera excesiva o frenética en invierno puede indicar que el caballo pasa calor con su manta y está tratando de refrescarse o ajustar su temperatura.


Alguien suficientemente observador puede guiarse por la forma de revolcarse (entre otras señales) para evaluar el estatus social de su caballo en la manada, y tal vez mejorar cualquier problema de comportamiento que pueda estar experimentando. Una manada a menudo tendrá un lugar favorito para revolcarse. Los caballos con más confianza social en un grupo suelen dejar sus huellas olfativas al final. Esto incluye ser el último en revolcarse, a menudo en el lugar preferido por todos y cerca de los puntos de acceso, en un entorno doméstico.


Sin embargo, revolcarse no siempre es por placer o para acicalarse, sino que hay ocasiones en el que un caballo se revuelca como respuesta al dolor. La causa médica más grave sería que se esté revolcando por indigestión o un cólico. Si os habéis pasado comiendo estas navidades, podéis entender a lo que me refiero. Es una forma mecánica de tratar de mover cosas como gases o bolsas de líquido de los intestinos para sentir un poco de alivio. En algunos casos, es posible que les beneficie y que pueda ayudarles a superar una situación de cólico por sí mismos. Los humanos a menudo les impedimos revolcarse, porque pensamos que podría empeorar la situación de los cólicos; aunque no es seguro que les afecte en este sentido.

Sin embargo, existen razones para impedir que un caballo con cólico se revuelque. Los caballos a menudo se mantienen en áreas cercadas, en las que podrían causar mucho daño a las estructuras y a ellos mismos. Los caballos que se revuelcan por dolor se pueden quedar atrapados en las cuadras, romperse alguna pata o romper una valla, por no mencionar las abrasiones que pueden recibir en la cara al frotarse la cabeza contra el suelo una y otra vez.


Para un caballo enfermo, revolcarse mucho puede ser un indicador de su nivel de dolor y la importancia de llamar a un veterinario para evaluar la situación. Lo ideal es que los propietarios o los cuidadores conozcan bien a sus caballos y sepan las diferencias entre revolcarse por placer vs. por dolor.


Un caballo con cólico se mostrará muy inquieto, revolcándose frenéticamente, sudando a parches o excesivamente, mirándose ansiosamente los costados, con una línea marcada en el abdomen, levantándose y tumbándose constantemente, mientras que uno feliz se verá alegre y relajado y, después de revolcarse, es probable que juegue o paste.


Es importante saber distinguir entre estos dos tipos de forma de revolcarse, ya que tampoco queremos privar a nuestros caballos de éste placer si lo hacen por gusto!

228 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo