Babilla bloqueada: que implica en un caballo?


La babilla es el equivalente del caballo a la rodilla humana y, por lo tanto, es la unión entre la parte inferior del fémur y la parte superior de la tibia. La patella (rótula) es una estructura móvil que se desliza sobre la superficie de la articulación durante la locomoción, pero también puede quedar bloqueada en su posición por varios ligamentos y tendones.


En un caballo sano, la función de la rótula a veces consiste en "bloquearse" en una posición hacia arriba cuando el ligamento rotuliano medial se engancha sobre una cresta en el extremo del fémur. Por esta razón pueden los caballos dormir de pie o descansar una pata durante un largo rato. Cuando el caballo da un paso adelante, la rótula se libera desde el interior de la cresta medial de la tróclea, lo que permite que la extremidad se flexione.


Los problemas surgen cuando la rótula se “atasca” en la posición hacia arriba; a esto se le llama fijación hacia arriba de la rótula o bloqueo de babilla. Cuando la rótula no logra desengancharse de la cresta ósea, la pierna permanece extendida, dando la postura característica que se ve en los caballos con una rótula bloqueada. Cuando la rótula se bloquea mientras el caballo entrena, se monta o camina, el caballo arrastrará el pie. Hacer retroceder al caballo a veces puede eliminar la tensión del ligamento y hacer que la rótula se suelte. En casos graves, la pata podría quedarse atascada en extensión, sin embargo, este problema a menudo es más leve y aparecerá como un salto intermitente a medida que la rótula se bloquea y luego se desbloquea durante el paso.


Causas

El bloqueo de babilla no se comprende por completo, pero se cree que está causado por una serie de factores, incluyendo una conformación de posteriores más vertical (recta) de lo ideal. Los caballos jóvenes, o aquellos que no están en buena forma física o tienen una mala condición corporal, pueden carecer del tono muscular necesario para tensar el ligamento rotuliano medial, lo que puede provocar este problema.


Diagnóstico

El veterinario puede diagnosticar esta afección después de descartar otras posibles afecciones, como el arpeo idiopático (que provoca movimientos bruscos exagerados de los posteriores), huesos fracturados, abscesos en las patas y otras causas de marcha anormal en los caballos. También se deberían descartar otros problemas asociados con la babilla y se puede confirmar el diagnóstico al poder bloquear manualmente la extensión del posterior, lo que no debería ser posible en un caballo sano. Alternativamente, muchos caballos son diagnosticados por la forma de caminar característica que muestran, con una extremidad trasera que se “engancha” al caminar.

Tratamiento

La mayoría de los caballos responderán favorablemente al entrenamiento y acondicionamiento para aumentar la fuerza y ​​la coordinación de los músculos cuádriceps. Nadar suele ser una opción productiva para este tipo de acondicionamiento. La mayoría de los caballos jóvenes con bloqueo de babilla pueden superar esta afección mediante el ejercicio y desarrollo de los músculos. El ejercicio específico, como el trabajo en cuestas tanto al paso como al trote, y trabajar en diferentes superficies puede ayudar a aumentar la fuerza muscular y la coordinación. El podólogo puede colaborar en el tratamiento recortando la pared interior del casco y aplicando una extensión lateral del talón, para fomentar una postura más amplia con una mayor carga en el aspecto lateral de la extremidad.

21 visualizaciones0 comentarios

Equi-libera: Método Masterson
masaje equino