6 cosas que debes saber sobre cómo se comunica tu caballo contigo


Los caballos tienen una forma sutil pero efectiva de comunicarse entre sí, y es nuestro trabajo como buenos propietarios aprender su idioma. Sería genial si pudiéramos tener una conversación con nuestros caballos como haríamos con otras personas para preguntarles por qué se comportan de cierta manera o simplemente para saber lo que están pensando, pero lamentablemente no podemos. Entonces, ¿Cómo podemos averiguar lo que están tratando de decirnos? Aquí van seis cosas que necesitas saber sobre cómo tu caballo se comunica contigo. 1. El lenguaje corporal de tu caballo es sutil Si bien es una de las mejores formas que tiene el caballo de comunicarse con nosotros, el lenguaje corporal de un caballo puede ser muy sutil y, a menudo, los humanos lo pasamos por alto. Una de las razones de su sutileza es que los caballos son naturalmente estoicos, ya que no querrían llamar la atención en la naturaleza siendo ruidosos ni mostrar abiertamente una enfermedad que pudiera atraer a los depredadores. También podemos entrenar a nuestros caballos para que aprendan a mantenerse tranquilos y serenos, incluso cuando no lo están. Por ejemplo, a los caballos de la policía se les enseña a pararse y no moverse cuando una multitud alborotada se acerca a ellos. Si bien puede parecer que se mantienen firmes, su frecuencia cardíaca es alta, lo que indica que están estresados. 2. Hay señales importantes a las que prestar atención Si un caballo se siente incómodo, mostrará signos sutiles que son suficientes para obtener una reacción de otros caballos, pero que los humanos pueden pasar por alto. Éstos pueden ser: * agitar la cola * sacudir su cuerpo * mostrar el parpado en forma de triangulo * mostrar el hocico tenso * mostrar la boca abierta * parpadear rápido. Si nos perdemos sus señales sutiles, entonces podría comenzar a comunicarse más "intensamente". Estos comportamientos pueden ser: * botarse * morder * patear * desbocarse * retroceder * rechazo 3. La expresión facial de tu caballo es muy reveladora La expresión facial de nuestro caballo puede revelar más de lo que piensas sobre cómo se siente. Puedes saber más siguiendo la siguiente escala de expresiones del caballo. Esta escala es una herramienta de evaluación del dolor que identifica seis expresiones faciales de un caballo y las puntúa en una escala de 0 (ausente), 1 (moderadamente presente) y 2 (obviamente presente). Las reacciones son: *Orejas rígidas hacia atrás: las orejas del caballo se mantienen rígidas y giradas hacia atrás, lo que hace que el espacio entre las orejas parezca más ancho en la parte superior en comparación con la línea de base. *Estrechamiento orbital: el párpado del caballo está parcial o completamente cerrado. Cualquier cierre que reduce el tamaño de los ojos a más de la mitad se codifica como 2 (obviamente presente). *Tensión sobre el área del ojo: las contracciones de los músculos en el área sobre el ojo hacen que las superficies óseas subyacentes se vean más prominentes. *Músculos de masticación tensos y prominentes: se trata de un aumento de la tensión por encima de la boca. *Boca tensa y mentón pronunciado: una boca tensa es claramente visible cuando el labio superior está hacia atrás y el mentón parece más pronunciado. *Fosas nasales tensas y aplanamiento del perfil del hocico: las fosas nasales del caballo se ven tensas y ligeramente dilatadas, y el perfil de la nariz se aplana con labios alargados. 4. Cuidado con la indefensión aprendida Algunos comportamientos negativos se etiquetan como malos y, en lugar de averiguar qué lo está causando, castigamos el comportamiento. Al final, el caballo se da por vencido y hace lo que se le pide porque es mejor que ser castigado. De esa manera tiene que seguir trabajando a pesar de su incomodidad o confusión y la única forma de lidiar con eso es cerrarse en sí mismo, algo también conocido como "indefensión aprendida". Un caballo en esta condición puede tener un comportamiento triste o no responder. Pueden mostrarse con la cabeza baja, poco interés en su entorno y parecer que se han dado por vencidos. 5. Tu caballo puede 'hablar' contigo Los caballos no son animales muy vocales, pero pueden usar sus relinchos cuando lo necesitan. Pueden usar un relincho de llamada fuerte, por ejemplo cuando un caballo está solo e intenta localizar a sus amigos. Si relincha cuando te ve llegar, es posible que haya aprendido cómo suena tu coche y esté tratando de averiguar dónde estás. También podría relinchar como saludo anticipando lo que puedes ofrecerle en forma de cuidado y comida. Si relincha fuerte, suele ser excitación social, mientras que utilizará un relincho suave para atraer la atención de otros caballos. Resoplar de manera fuerte, en especial si es brevemente, puede ser señal de miedo o excitación. Este resoplido es diferente al que hacen cuando quieren limpiarse las vías respiratorias. 6. Podemos aprender el lenguaje de nuestro caballo Aprender el lenguaje corporal de tu caballo es clave para comprender lo que está tratando de comunicarte. Un comportamiento negativo no significa que el caballo se esté portando mal; siempre debe descartarse primero que no haya dolor. Otras razones podrían ser que esté deprimido o que no entienda lo que le estamos pidiendo que haga. En caso de duda, es recomendable buscar consejo de un experto en comportamiento equino. Puede ser un buen comienzo para comprender lo que está tratando de decirnos. Contra más tiempo pases con él, más fácil será reconocer las señales sutiles que el caballo hace para mostrarnos cómo se siente.

35 visualizaciones0 comentarios

Equi-libera: Método Masterson
masaje equino