Buscar
  • Sonia Bascuñana

¿Cómo sé si mi caballo necesita un masaje o tratamiento?


Si alguna de las siguientes situaciones os suenan, entonces eso significa que tu caballo podría beneficiarse de un masaje y/o tratamiento: Cuando lo montas, tu caballo muestra alguna de las siguientes señales:

  • Trancos acortados

  • Arranque al galope incorrecto

  • Problemas en el trabajo lateral

  • Ahueca el dorso

  • Problemas con la posición de la cabeza

  • Rigidez en una rienda

  • Botarse o ir hacia atrás frecuentemente

  • Arrastrar los pies

  • Carga habitual del peso en las manos y no arrancar desde los posteriores

  • Negarse a saltar o tirar vallas cuando no es lo habitual

La tensión muscular o la desalineación vertebral puede ser la causa de numerosos problemas al montar. Si tu caballo no responde a algo que le estás pidiendo que haga, puede ser porque sus movimientos están siendo restringidos por rigidez muscular o falta de desarrollo muscular o un problema de movilidad articular. Dar las ayudas correctas para que tu caballo entienda es de transcendental importancia, pero un masaje y un estiramiento pasivo pueden mejorar enormemente la marcha de tu caballo. Eliminar espasmos y puntos de tensión en los músculos, y manipular suavemente cualquier articulación sobrecargada, le permitirá moverse más libremente y ayudarle a superar problemas paralelamente a su entrenamiento. Comportamiento

Si tu caballo muestra alguna de las siguientes muestras de comportamiento, podrían beneficiarse también de un tratamiento:

  • Descontento cuando lo cepillan

  • Irritado cuando se le equipa

  • No se queda quieto para montarlo

  • Lanza patadas

  • Ha empezado a morder

  • Mal comportamiento en general

Los caballos son animales muy tolerantes y soportan muchas incomodidades antes de pedirnos ayuda, que a veces puede malinterpretarse como mal comportamiento. Algunos aspectos pueden ser realmente de comportamiento, pero un masaje también puede tener un efecto potente en la mente además de en el cuerpo. El mal comportamiento puede ser la forma que tiene tu caballo de decirte que tiene dolor o molestias, que le están poniendo de mal humor!

Mediante un tratamiento se pueden identificar dolores musculares y articulaciones problemáticas que podrían ayudar a tu caballo a que vuelva a ser él mismo. El masaje también influye en el sistema neurológico por lo que puede mejorar la sensación general de bienestar de tu caballo. La mayoría de caballos encuentran las terapias de masajes muy relajantes.

Otros motivos: se pueden realizar tratamientos para ayudar a caballos que sufren de

  • Artrosis

  • Azoturia

  • Laminitis

  • Cojera intermitente

  • Tardan en recuperarse después de la competición

  • Quedarse atascado

  • Han tenido problemas de silla mal ajustada

  • Han sufrido una caída u otra lesión

  • Tienen desarrollo muscular asimétrico

  • Ha tenido una caída saltando una valla

Si tu caballo sufre o ha sufrido en el pasado uno de los problemas anteriormente mencionados, un tratamiento de masaje puede proporcionarle un gran alivio.

Un masaje suave y un estiramiento pasivo puede aliviar el dolor en articulaciones tocadas y mejorar la circulación y el drenaje linfático – que también beneficia a aquellos caballos que necesitan más tiempo para recuperarse tras una competición. Trabajando con tu veterinario, un terapeuta puede ayudar en casos de cojeras donde la causa podría ser muscular.

Cuando un caballo se queda atascado (al revolcarse, se puede enganchar con la manta, con una valla o con un red de heno) y no se puede volver a poner de pie, lucha y se estresa mucho para hacerlo, puede suceder a veces durante horas. Esto pone al cuerpo bajo una enorme cantidad de estrés y puede causar que los músculos sufran espasmos.

Las sillas con un mal ajuste son una causa común de los problemas de espalda. Si no se ajustan correctamente al caballo y de manera equilibrada, pueden pinzar las vértebras espinales y también los músculos, restringiendo el movimiento y causando rigidez muscular.

Si tu caballo ha sufrido una caída o un trauma directo como una patada, es probable que tenga un edema, inflamación o dolor muscular. El masaje aumenta la circulación y el drenaje linfático por lo que se puede reducir el tejido inflamado o cicatrizado (que es aún más grueso y restrictivo) facilitando que tu caballo se recupere antes y de manera más efectiva.

Todo esto, siempre, tras haberlo consultado con tu veterinario y habiendo confirmado con él que no sea contraproducente.

Para más información entra en las secciones Equi-Libera y Masterson Method.

#masajeequino #caballos #bienesta #rendi

30 vistas

© Equi-Libera. Masajes para caballos.