Dolor de cuello en caballos: las señales a veces pueden ser sutiles


Las complejidades de diagnosticar y tratar los problemas cervicales del cuello en caballos se han detallado en un artículo recién publicado. Melinda Story y sus colegas de la Universidad Estatal de Colorado, en la revista Animals, señalaron que el dolor de cuello y la disfunción por este motivo en los caballos se está convirtiendo en un tema cada vez más importante entre los jinetes, entrenadores y veterinarios. Algunos caballos con problemas cervicales pueden mostrar únicamente una sutil disminución en su rendimiento, mientras que otros pueden mostrar un comportamiento dramático y peligroso. En el estudio concluyeron que es importante reconocer cómo evaluar cuidadosamente al caballo, en un esfuerzo por comprender los diferentes tipos de dolor que pueden estar contribuyendo a los diferentes comportamientos. Es importante saber que hay muchas opciones de diagnóstico, así como varias opciones de tratamiento. Saber entender y distinguir los diferentes tipos de dolor de cuello es el punto de partida para comprender cómo las señales clínicas pueden variar tanto. Hay muchos pasos necesarios que dar para evaluar sistemáticamente los diversos tejidos de la columna cervical, para determinar qué componentes contribuyen al dolor y la disfunción cervical. Las estructuras óseas, los tejidos blandos y el sistema nervioso central y periférico pueden jugar un papel importante en las diferentes presentaciones clínicas. Después de una evaluación clínica, se pueden emplear varios métodos de diagnóstico por imágenes para ayudar a identificar el tejido o estructuras afectados como posibles fuentes de dolor. Cada método de diagnóstico por imágenes, como los rayos X y el ultrasonido, tiene sus puntos fuertes y sus limitaciones, y es posible que no siempre se obtenga un diagnóstico claro. El equipo del estudio dijo que había múltiples opciones de tratamiento. Cada uno debe elegirse cuidadosamente en función de cada individuo. Las señales sutiles pueden ser importantes En los caballos que muestran problemas de comportamiento o un bajo rendimiento, es de suma importancia determinar primero si el caballo puede estar experimentando dolor y, si puede ser, qué tipo de dolor. Esto aparentemente puede parecer una tarea fácil; sin embargo, el diagnóstico de dolor cervical no siempre es sencillo y el veterinario debe considerar toda la información disponible: antecedentes, observación, palpación estática, palpación por movimiento y evaluación dinámica. Los autores destacaron la importancia de buscar e interpretar cualquier señal, incluso las más sutiles, de malestar muscular. Si bien esto parece sencillo, la interpretación del examen y su adaptación al cuadro clínico es compleja. Los autores describieron el amplio espectro de señales clínicas asociadas con el dolor y la disfunción cervical. Los caballos con dolor cervical muestran un malestar evidente durante la palpación o los movimientos activos del cuello en el trabajo, así como durante los ejercicios de estiramiento o incluso las rutinas diarias. Por el contrario, los caballos que tienen una disfunción cervical, sin dolor manifiesto, pueden mostrar señales más sutiles de evitación. Es posible que los caballos muestren señales combinadas de dolor y disfunción. Los caballos afectados por cualquiera de los dos problemas pueden tener antecedentes de una disminución general del rendimiento, dolor de cuello y rigidez, falta de voluntad para aceptar el bocado, anomalías sutiles en la marcha de las extremidades traseras y falta de impulsión, y, posiblemente, cojera en las extremidades anteriores. Los caballos con disfunción cervical a menudo simplemente están rígidos o rehúsan incurvar suavemente el cuello y el cuerpo, pueden tener dificultades para realizar ciertos movimientos, como círculos más pequeños, o pueden tirar de las riendas o comenzar a sacudir la cabeza. Mientras que a veces se avisa al veterinario al detectar una disminución en el rendimiento del caballo o por resistirse al trabajo, otros presentan señales más dramáticas. Estos caballos pueden pararse en seco y negarse a avanzar e incluso pueden retroceder y voltearse hacia atrás si el jinete continúa insistiendo aumentando la presión de manera más contundente. Un cambio inexplicable en el comportamiento es otra señal clínica común reconocido en caballos con dolor o disfunción cervical. Estos caballos muestran una aparición repentina de miedo dentro de un entorno familiar o se informa que actúan con miedo. Es posible que los jinetes y los entrenadores no siempre reconozcan estos cambios sutiles de comportamiento, que solo pueden identificarse al adquirir un historial detallado o ser vistos si se les examina al ser montados o en ese mismo momento. También es posible que los caballos afectados por estos problemas cervicales desarrollen una hipersensibilidad por la que se resisten a ser ensillados, cepillados o incluso tocados. A veces, estos caballos evitan incluso el típico saludo social en la puerta del establo o que les pongan la cabezada. A veces, se pide a los veterinarios que examinen a los caballos por motivos que parecen no estar relacionadas con el dolor cervical, como la pérdida de peso que se observa en caballos con dolor cervical que les impide alcanzar la comida en el suelo o requiere girar la cabeza para comer de un comedero. Con tantas presentaciones clínicas diferentes, el veterinario debe realizar una observación detallada y cualquier otra forma de información clínica disponible para llegar a un diagnóstico de dolor y disfunción de cuello. Diferentes procesos de enfermedad La evaluación continúa con el conocimiento actual sobre los diferentes procesos patológicos que se sabe que causan dolor y disfunción cervical, así como enfoques de diagnóstico y estrategias de tratamiento. Mejorar el conocimiento en estas áreas ayudará a que los caballos vuelvan a un estado de bienestar que se pueda mantener con el tiempo y hagan el trabajo que hagan o los esfuerzos atléticos que hagan. Los autores dijeron que se está reconociendo cada vez más que muchos caballos, que los veterinarios visitan por bajo rendimiento, tienen lesiones cervicales subyacentes que resultan en síndromes de dolor y una incapacidad para satisfacer las demandas atléticas. Sin embargo, entender exactamente qué estructuras dentro de la región cervical se ven afectadas sigue siendo difícil y una fuente potencial de frustración. Desafortunadamente, las imágenes de diagnóstico a menudo no logran explicar completamente el proceso de la enfermedad subyacente. Incluso los médicos humanos, después de hablar con los pacientes de sus historiales, pueden tener dificultades para identificar la fuente del dolor del cuello incluso después de emplear métodos avanzados de diagnóstico por imágenes y otras técnicas de diagnóstico. Esto pone de manifiesto los desafíos a los que nos enfrentamos en la práctica equina para comprender y diagnosticar esta enfermedad frustrante y potencialmente debilitante en los caballos. El equipo del estudio, al ver la falta de literatura relacionada con caballos sobre este tema, describió su artículo como un híbrido entre una revisión de la literatura disponible combinada con la experiencia clínica y la investigación de los autores. En él se habla sobre los mecanismos del dolor, la disfunción cervical, las causas de los problemas cervicales relacionados con los huesos, problemas y disfunciones de los tejidos blandos y problemas relacionados con el sistema nervioso. A continuación, revisan opciones de diagnóstico por imágenes y tratamientos, que van desde medicamentos hasta quiropráctica, ejercicio terapéutico y acupuntura, mesoterapia, electroterapia, tratamiento de ondas de choque y el uso de cinta terapéutica elástica. Las opciones quirúrgicas incluyen artroscopia y estabilización vertebral cervical. Dado que la información se está agregando a la literatura a un ritmo rápido, es importante que los veterinarios que se presentan con este tipo de casos se mantengan al tanto del nuevo material. Los autores opinan que a medida que más y más veterinarios y jinetes comiencen a reconocer la complejidad de estos casos, podremos trabajar juntos para, en última instancia, mejorar el resultado clínico de estos casos desafiantes. El equipo del estudio estuvo compuesto por Story, Kevin Haussler, Yvette Nout-Lomas, Tawfik Aboellail, Christopher Kawcak, Myra Barrett, David Frisbie y Wayne McIlwraith, todos con la Facultad de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas de la Universidad Estatal de Colorado.

Story, M.R.; Haussler, K.K.; Nout-Lomas, Y.S.; Aboellail, T.A.; Kawcak, C.E.; Barrett, M.F.; Frisbie, D.D.; McIlwraith, C.W. Equine Cervical Pain and Dysfunction: Pathology, Diagnosis and Treatment. Animals 2021, 11, 422. https://doi.org/10.3390/ani11020422
14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo