top of page
shakarweb_edited_edited.jpg

Diez consejos para ayudar con el dolor en el dorso en caballos

Tu veterinario ha diagnosticado dolor en el dorso a tu caballo, ¿y ahora qué?

El dolor en el dorso en los caballos puede ser un desafío difícil de superar, pero se puede abordar y prevenir con un tratamiento y rehabilitación aplicados. Este problema es más común de lo que podríamos pensar y, aunque puede tardar un tiempo en resolverse, existen muchas formas de ayudar a tu caballo durante el proceso de recuperación. En este artículo te traigo algunos consejos para ayudar en la rehabilitación de caballos con dolor en el dorso.


Lo primero, para poder tratar y mantener a raya el dolor en el dorso es averiguar cual es la causa/s. Algunas posibles causas pueden ser:


- traumatismos

- caídas

- enfermedades musculares (genéticas)

- tensión/fatiga muscular

- exceso de presión o roces de una silla mal ajustada


Las lesiones vertebrales, como las apófisis espinosas dorsales que se tocan (Kissing Spine) y la artrosis de las articulaciones facetarias (entre las vértebras), se encuentran entre las causas más graves de dolor en el dorso. Éste también puede ser consecuencia de una compensación debida a una cojera. Una cojera que provoca dolor en el dorso suele ser sutil y a veces no es detectable a simple vista, por lo que es fácil pasarla por alto.


Aunque el dolor en el dorso en caballos puede ser difícil de solucionar, ajustar las prácticas diarias básicas puede ayudar a mejorar las posibilidades de recuperación de tu caballo.


1. Facilita al caballo el mayor tiempo posible en un espacio abierto con libertad de movimiento


Todos los caballos se benefician de moverse libremente y pastar en un espacio abierto... no sólo es bueno para el dorso, sino también para la mente. El movimiento continuo y de baja intensidad (paso) en los pastos también ayuda a evitar la artrosis en las articulaciones vertebrales o evitar que las extremidades se pongan rígidas. Incluso los caballos que se encuentran en rehabilitación tras una cirugía de la columna necesitan poder moverse. Por lo tanto, ofrecer a los caballos un tiempo de movimiento en un espacio abierto a diario es vital para la salud del dorso.


2. Mejora la postura mediante una alimentación correcta


Alimentar a los caballos con forraje en el suelo es la mejor opción, pero tenemos que ser pragmáticos si necesitamos reducir el consumo para controlar el peso. En los casos de caballos con sobrepeso, es fundamental usar redes de slow-feed para controlar la ingesta calórica, ya que el sobrepeso tiene un impacto negativo para el dorso del caballo.


Se deben evitar las redes de heno en alto de manera constante. Si las redes de heno se cuelgan demasiado en alto durante períodos prolongados, el caballo debe elevar constantemente la cabeza y el cuello para alcanzar el heno. Esto puede provocar tensión muscular y dolor en el dorso porque el caballo invierta el dorso. También hay que tener cuidado con los caballos con herraduras porque se les pueden enredar en los agujeros de las redes de heno si se ponen demasiado bajas. En este caso, se pueden atar de manera que queden más o menos a la altura del pecho del caballo.


3. Alimentación de apoyo a la rehabilitación


Las necesidades nutricionales de tu caballo cambian según su edad, el tipo de trabajo que realiza, cuánto se mueve y el tipo de pasto que ingiere. Algunos caballos tienen un desarrollo muscular deficiente y dolor relacionado con factores nutricionales, como la deficiencia de vitamina E en caballos que no se crían en pastos. Si no estás seguro de si tu caballo está consumiendo una dieta equilibrada, consulta a un nutricionista equino cualificado.


4. Aseguráte de que tiene un sueño de buena calidad


Dormir bien se relaciona con una buena salud. Una persona bajo estrés crónico y que no duerme bien experimenta niveles de dolor más altos, y lo mismo sucede con los caballos. Asegúrate de que tu caballo tenga suficiente espacio y un ambiente donde se sienta lo suficientemente cómodo como para dormir acostado. Esto es necesario durante varios minutos al día para que tu caballo pueda tener la fase REM del sueño, algo que está directamente relacionado con una mejor salud. Hay investigaciones que también sugieren que las afecciones musculo-esqueléticas dolorosas, como la osteo-artrosis, podrían impedir que los caballos se acuesten y entonces no puedan completar todas las fases del sueño.


5. Mantén el equilibrio de los cascos para disminuir el dolor en el dorso


El equilibrio de los cascos también es un punto clave que vale la pena considerar al tratar el dolor en el dorso de su caballo, ya que los ángulos palmar/plantar negativos están relacionados con cambios en la postura de todo el caballo.


Si los cascos están desequilibrados, distribuirán las fuerzas de forma incorrecta por todo el cuerpo del caballo, lo que puede provocar dolor en el dorso. Mejorar la postura de su caballo durante la recuperación del dolor en el dorso es importante ya que influye directamente en ayudar a eliminar el dolor en el dorso.



6. Verifica el ajuste de la silla y el peso del jinete


Una silla mal ajustada puede causar puntos de presión, rozaduras, pellizcos y dolor. Para asegurarse de que tu silla se ajusta correctamente a tu caballo, es recomendable que lo revise un saddle-fitter o guarnicionero cualificado y revisar el ajuste a intervalos regulares, porque la forma del lomo de su caballo cambiará a medida que aumente su condición física. En el mercado también hay sillas que permiten cambiar el puente y otras partes de la silla para poder ajustarse a los cambios físicos del caballo sin tener que cambiar de silla.


Otro factor es que el jinete debe tener el tamaño y el peso adecuados para el caballo. No todos los caballos tienen la fuerza suficiente para llevar a un jinete pesado o alto, algo que se debe tener en cuenta a la hora de seleccionar un caballo.


7. Entrena para tener una buena postura


Pregúntate: '¿Está preparado el dorso de mi caballo para llevarme' antes de montar? Debería dedicarse suficiente tiempo de entrenamiento al trabajo preliminar para ayudar a los caballos a desarrollar una mejor postura, que active los músculos necesarios para soportar el peso del jinete. Sin estimular y mantener esos músculos trabajando un dorso redondeado en diferentes movimientos y direcciones, puede producirse dolor en el dorso.


8. Practica estiramientos para mejorar la amplitud de movimiento


Los estiramientos con premios o carrot stretches son muy efectivos para prevenir y tratar problemas de dorso porque ayudan a mantener la amplitud de movimiento del caballo y fortalecen los músculos que estabilizan la columna. Durante estos estiramientos, el caballo puede controlar la extensión de su movimiento y no se ve obligado a mover las articulaciones más allá de donde puede (muy importante!!).


9. Permite un tiempo de recuperación adecuado


Darle a tu caballo suficiente tiempo para recuperarse entre entrenamientos también es vital para mantener un dorso sano. Recuerda que los músculos de tu caballo pueden tardar hasta tres días en recuperarse y funcionar sin dolor después de un ejercicio intenso. Hay que entender que cier


tos ejercicios o movimientos pueden causar dolor y deben evitarse, en lugar de tratar de obligar al caballo a hacer lo que le pidas a toda costa.


10. Haz sesiones de masaje de Método Masterson regularmente


Mediante una sesión de masaje de Método Masterson podemos eliminar tensiones físicas en otras partes del cuerpo del caballo que puedan estar repercutiendo en el dorso. El cuerpo está interconectado y a menudo liberando tensión en la nuca, en el sacro o en los hombros, la descarga de tensión es un alivio muy grande y ayuda de manera efectiva a que el dolor de dorso mejore.



Además es importante seguir también los siguientes conceptos básicos para entrenar a un caballo con dolor en el dorso:


  • Pide ejercicios ligeros a los caballos con dolor crónico en el dorso para mantener los músculos que sostienen y estabilizan la columna y, por lo tanto, una buena postura.

  • Haz siempre un calentamiento prolongado al paso (de 10 a 15 minutos) antes de comenzar cualquier trabajo de trote o galope.

  • Trabaja dentro de las capacidades y el nivel de condición física del caballo y aumenta la intensidad del ejercicio gradualmente.

  • Subir y bajar cuestas pie a tierra es un excelente ejercicio para fortalecer el dorso, si el caballo puede tolerarlo.

  • Pregúntale a tu veterinario qué ejercicios específicos podrían ser contraproducentes para los tejidos lesionados y, por lo tanto, deben evitarse.

  • Trabaja a los caballos con antecedentes de dolor en el dorso en un suelo blando que cause menos impacto en el dorso


Evalúa el trabajo que está realizando el caballo teniendo en cuenta la patología que causa el dolor en el dorso. Un jinete debe adaptar sus métodos de entrenamiento en consecuencia para ayudar a la recuperación o evitar mayores daños en el dorso. Por ejemplo, si un caballo tiene vertebras que se tocan es mejor trabajarlo en una pista redonda para reducir el riesgo de pinzamiento de las apófisis espinosas dorsales.


Recomendación final


Seguir unas prácticas adecuadas y cuidadosas de manejo y entrenamiento puede ayudar a los caballos a recuperarse más rápido del dolor en el dorso y evitar que vuelva a ocurrir. Las formas de entrenamiento que fomenten (fomentar, que no forzar) una mejor postura y activen los grupos de músculos serán adecuadas.

289 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page