top of page

3 cosas que debes saber para tener un caballo feliz


Si leísteis mis tres últimos post de los miércoles, habréis visto que una buena comprensión del comportamiento equino es básico para cualquier persona que tenga o trabaje con caballos.


Pero para simplificar y resumir las cosas, las tres cosas que debes saber para tener a un caballo feliz son:


Los caballos son animales MUY sociales


Los caballos son animales muy sociales por naturaleza. Un caballo normal y sano nunca viviría solo por elección. Cuando viven en manada (ya sea en el estado de vida libre o doméstico), tienen una vida social rica y variada que incluye actividades como el comportamiento de juego y el comportamiento de aseo mutuo.


Los caballos que viven en manadas y pastan naturalmente pueden ejercitar sus sentidos con frecuencia. Por ejemplo, se huelen el uno al otro cuando se saludan y huelen el estiércol del otro. Utilizan sus sentidos visuales y auditivos para estar atentos y escuchar el peligro. Utilizan sus sentidos del gusto y el olfato al seleccionar qué plantas pastar. Se comunican entre sí principalmente mediante el lenguaje corporal y han desarrollado señales sutiles y no tan sutiles para comunicarse entre sí.


Vivir como parte de una manada tiene muchas ventajas, como la "seguridad del número". El pastar implica tener la cabeza hacia abajo en la hierba, lo que dificulta ver acercarse a los depredadores. Tener más pares de ojos y oídos significa que los depredadores se pueden detectar antes. Un caballo que vive solo en la naturaleza tendría muchas más probabilidades de ser atrapado por un depredador y gastaría demasiada energía nerviosa al tener que permanecer en estado de alerta permanente.


Por esta razón, los caballos viven en grupos familiares (un semental, algunas yeguas y sus crías) o en grupos de solteros (para potros y sementales que no tienen yeguas). Los caballos que viven en manadas pueden turnarse para estar alerta y descansar y, por lo tanto, la responsabilidad se comparte entre los miembros de la manada. Un caballo que se mantiene solo estará estresado por no recibir los beneficios de la compañía.


Los caballos son herbívoros y han evolucionado para consumir una dieta alta en fibra y baja en energía


Los caballos se alimentan lentamente, lo que significa que comen pequeñas cantidades casi continuamente. Están hechos para comer entre 12 y 16 horas durante el día y la noche. Este alimento debe ser bajo en energía y rico en fibra. Un buen ejemplo son los pastos bajos en azúcar y el heno elaborado con pastos bajos en azúcar.

Los caballos no están hechos para comer "comidas" que consisten únicamente en alimentos altamente concentrados. Incluso si un caballo está recibiendo concentrados (debido a una gran carga de trabajo, etc.), la parte alta en fibra (pero baja en energía) de la dieta debe mantenerse para que el intestino funcione correctamente. De lo contrario, aumenta el riesgo de cólicos y úlceras gástricas.