¿Tu caballo te creería si le dijeras dónde encontrar una zanahoria escondida?

Lo haría... si creyera que sabes dónde está esa zanahoria



Según los resultados de un estudio realizado por etólogos franceses y japoneses, los caballos pueden saber si hemos estado prestando atención y luego decidir si confiar en la información que les damos. Concretamente, es más probable que elijan el cubo que señalamos con un dedo si han visto que primero hemos visto meter la zanahoria en él, dijo Monamie Ringhofer, PhD, profesora principal del Departamento de Ciencias Animales de la Universidad de Ciencias de Teikyo en Japón.


Hasta ahora, los investigadores solo habían observado esta "sofisticada habilidad" en perros y humanos, dijo Ringhofer. Los caballos de este estudio siguieron las indicaciones de un informante que sabía donde se escondía la comida antes que las de otro informante que no lo sabía, dijo Ringhofer. “Esto demuestra que los caballos perciben el gesto de señalar como una señal comunicativa, en otras palabras, que transfiere una información, y no como una orden”.


Señalar: no es una orden, sino un intercambio de información


Otras investigaciones anteriores habían demostrado que los caballos tienden a ir hacia el cubo que señala una persona, y el éxito dependía de durante cuánto tiempo señalaba la persona o del entrenamiento previo del caballo.


Pero los científicos no habían tenido en cuenta si los caballos seguían ciegamente la indicación de señalar o si pensaban que el humano sabía donde estaba la zanahoria, dijo Ringhofer. En un estudio anterior, demostró que los caballos podían saber cuándo las personas sabían dónde estaba escondida la comida, en función de si la persona la había visto escondida.


Entonces, Ringhofer se asoció con las investigadoras francesas Léa Lansade, PhD, y Milena Trösch, PhD, junto con su propio colega Shinya Yamamoto, PhD, para poner a prueba a los caballos con un experimento diseñado originalmente para perros.


Los animales observaron cómo una persona fingía colocar comida en uno de los dos recipientes, que no estaban a la vista de los animales. (Aunque el animal no lo sabía, ambos recipientes tenían comida, por lo que el olor no influiría en la elección del recipiente). También pudieron ver a una segunda y a una tercera persona cerca: una persona miraba donde se escondía la comida y la otra miraba hacia otro lado.


Después, la persona que escondía la comida abandonaba la escena, y las otras dos personas señalaban cada una uno de los dos contenedores. Se quitó lo que tapaba los cubos de la vista de los caballos y se soltaba al animal para que tomara una decisión.


En las investigaciones realizadas con perros anteriormente, era mucho más probable que los perros eligieran el recipiente indicado por la persona que había visto que se escondía la comida, dijo Ringhofer.


En este nuevo estudio, los científicos descubrieron que los caballos tomaban esas mismas decisiones. Parecían "confiar" en el gesto de señalar cuando lo hacía la persona que había visto dónde había caído la zanahoria, dijo Ringhofer.


Los caballos lo saben, pero solo si estaban prestando atención


A pesar de estos resultados generales, a una escala más individual, parecía que el nivel de atención del caballo jugaba un papel importante, dijo Ringhofer. Los caballos que estaban más concentrados en lo que estaba sucediendo, viendo la escena frente a ellos entre las dos personas con la zanahoria, tenían muchas más probabilidades de establecer la conexión entre el gesto de señalar y la posibilidad de que la persona hubiera visto dónde se puso la zanahoria.


"Estos resultados indican que los caballos con atención sostenida (bajo nivel de pérdida de atención) pueden distinguir a una persona que conoce el escondite de comida de una persona que no lo sabe", dijo Ringhofer.


A su vez, eso no significa necesariamente que los caballos que no hicieron la conexión entre señalar y el conocimiento de la persona sean menos inteligentes, explicó. Más bien, podría significar que estaban menos motivados para prestar atención.


Los caballos son sensibles y, a veces, necesitan una mayor motivación


Los hallazgos combinados sugieren que, cuando están prestando atención, los caballos saben dónde estamos mirando y en qué nos enfocamos, dijo Ringhofer. Eso implica que pueden concluir si, en teoría, sabríamos algo.


A nivel práctico, eso significa que debemos reconocer hasta qué punto los caballos nos observan y recopilan información, dijo.


“Cuando interactuamos con caballos debemos tener esto en cuenta y prestar atención ya que los caballos son bastante sensibles a nuestro estado de atención y gestos”, dijo Ringhofer.


También significa que debemos tener más en cuenta la motivación y los niveles de atención de nuestro caballo cuando trabajamos con ellos, agregó.


“Tenemos que pensar en la motivación de los caballos hacia algo que enseñamos o entrenamos y juzgar sus habilidades para estas cosas no solo por su resultado (rendimiento) sino también por su nivel de motivación”, dijo Ringhofer. “Existe la posibilidad de que cuando un caballo tiene dificultades para aprender algo, en algunos casos sería mejor pensar en aumentar la motivación del caballo por lo que le enseñamos”.


El estudio, "Los caballos con atención sostenida siguen las señales de un humano que sabe dónde se esconde la comida", fue publicado por Science Reports el 10 de agosto de 2021.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo