Como piensa tu caballo? En imagenes

Actualizado: 28 jul 2021


En esta tercera entrega acerca de la psicología de los caballos, sus temperamentos o como funcionan sus cerebros, hoy os traigo un artículo acerca de los conocimientos y experiencia que aporta al respecto la Dra. Temple Grandin.

Primero os explico un poco quien es:


La Dra. Temple Grandin, autora del bestseller "Animals In Translation", tiene una perspectiva diferente a la de la mayoría. Es una célebre científica animal cuyo autismo le permite ver las cosas como probablemente las ven los animales. Sus teorías pioneras sobre el autismo y los animales la han llevado a los principales programas de televisión y radio en Estados Unidos. Es profesora de la Universidad Estatal de Colorado y amante de los animales. Su libro está repleto de conocimientos únicos; el subtítulo del libro es "Uso de los misterios del autismo para decodificar el comportamiento animal".

Debido a su autismo, Grandin no piensa con palabras, como la mayoría de nosotros, piensa en imágenes. Los animales, que tampoco usan palabras, probablemente visualicen sus pensamientos de manera similar. Esto da a Grandin una perspectiva única para entender cómo piensan y sienten los animales.


Para este artículo, se extrajeron de su libro las observaciones más interesantes y convincentes sobre los caballos y sus explicaciones a fenómenos tales como por qué el miedo de un caballo es "más rápido" que el nuestro; lo que ve un caballo que probablemente nosotros no; y por qué un manejo brusco de un caballo puede crear fobias de por vida. También veremos consejos sobre cómo se pueden aprovechar al máximo los conocimientos de Grandin para montar y manejar a tu propio caballo.


El miedo en imágenes


Todos sabemos que, como especie de presa, los caballos tienen ciertos comportamientos programados diseñados para ayudar a mantenerlos a salvo de los depredadores. Como explica Grandin, utilizan las emociones para "predecir" el futuro y así tomar decisiones acertadas.


"Un animal sano toma decisiones sensatas y basadas en las emociones todo el tiempo", observa, "tiene que hacerlo; de lo contrario, estaría muerto". Por ejemplo, el miedo al olor de un depredador hace que una especie de presa huya y escape de ser atrapada. Eso hace que el miedo sea una emoción básica y predominante para los caballos.


Tendemos a referirnos a la excitabilidad de un caballo o a su forma de ser asustadiza o a su nivel de nerviosismo, pero a lo que todo se reduce, dice Grandin, es al miedo, que los caballos y todos los animales experimentan mucho más vívidamente que nosotros.


"El miedo es tan malo para los animales, creo que es peor que el dolor. Siempre me miran con sorpresa cuando digo esto. Si le dieras a la mayoría de las personas la opción entre dolor intenso y miedo intenso, probablemente elegirían el miedo. Creo que es porque los humanos tienen mucho más poder para controlar el miedo que los animales".


Y explica que eso se debe a que podemos usar nuestras facultades analíticas por cortesía de nuestra corteza pre-frontal para comprender y racionalizar nuestros miedos, mientras que los animales no pueden. Todo lo que su caballo sabe es:

"Esto da miedo, lo que significa que estoy en peligro de que me maten, lo que significa que tengo que salir de aquí".


Otra cosa que convierte en horripilante el miedo que sienten los caballos es la naturaleza visual de su pensamiento. Pensad por un momento, qué es más aterrador, la imagen de Freddy Krueger o una descripción verbal de él. La imagen tiene mucho más impacto, ¿verdad? De la misma manera, "un recuerdo visual de algo aterrador es más aterrador que un recuerdo verbal", dice Grandin. "Cuando se trata de controlar su miedo, los animales y las personas autistas están en gran desventaja porque tienen que depender de las imágenes".


Miedo rápido, miedo lento


Otra forma en que los caballos y otros animales se diferencian de nosotros es que tienden a experimentar miedo "más rápido" que nosotros.


Hay dos formas en que se experimenta el miedo en el cerebro, dependiendo de si toma lo que Grandin llama la "vía precisa" o la "vía imprecisa". La vía precisa causa "miedo lento" porque su camino físico a través del cerebro es más largo que la vía imprecisa. Aunque son sociales a su manera, los caballos están menos controlados por los estímulos sociales que los perros, por lo que es menos probable que hagan algo solo para complacerlo.


"En la vía precisa", explica la científica, "un estímulo aterrador, como la visión de una serpiente en su camino, llega a través de los sentidos y se dirige al tálamo, ubicado en el interior del cerebro. El tálamo lo dirige hacia la corteza, en la parte superior del cerebro, para su análisis. Cuando llega allí, la corteza decide que lo que estás mirando es una serpiente, luego envía esta información; ¡es una serpiente!? de regreso a la amígdala, y sientes miedo. Todo el proceso tarda 24 milisegundos ".


Por el contrario, el sistema de “vía imprecisa” o miedo-rápido tarda la mitad del tiempo. Ves una serpiente en tu camino y los datos sensoriales van directamente desde tu tálamo hasta tu amígdala, evitando la corteza. Todo el proceso tarda 12 milisegundos. La naturaleza nos dio ambos sistemas porque no se puede obtener hiper-velocidad y precisión en el mismo sistema.


"La vía imprecisa es rápida e inexacta", dice Grandin. "Ves algo largo, delgado y oscuro en tu camino, y tu amígdala grita, '¡Es una serpiente!' Doce milisegundos más tarde, tu corteza cerebral tiene una segunda opinión: "¡Definitivamente es una serpiente!" o, 'Es solo un palo'. La razón por la que el miedo rápido puede ser tan rápido es que la precisión se sacrifica por la velocidad ".


El miedo de la vía precisa es consciente (sabes a qué le tienes miedo). El miedo en la vía imprecisa no lo es, "estás huyendo antes de saber de qué estás huyendo", dice Grandin. Tu caballo, como habrás adivinado, depende principalmente de la vía imprecisa y el miedo-rápido, por lo que responderá a algo aterrador mucho más rápido de lo que tú lo harías. Eso es a menudo lo que te pilla desprevenido.


Grandin dice que el temperamento innato de los animales también juega un papel, ya que algunas especies y razas son incluso más sensibles al miedo que otras. Ella llama a estos animales más propensos al miedo, que tienden a tener huesos más finos que los tipos menos sensibles, "monstruos del miedo".


Los caballos árabes en general entran en esta categoría; como resultado, tienden a tener una baja tolerancia al manejo brusco. "Algunos entrenadores juran que el manejo brusco es efectivo. Pero lo interesante de estos entrenadores es que si revisas sus caballos, todos son caballos de huesos grandes y poco temerosos que se acostumbran rápidamente a un trato que destruiría a un animal muy nervioso" como un caballo árabe. Para los amantes de los caballos árabes, tenga en cuenta que Grandin también observa que un gran miedo y una alta sensibilidad tienden a correlacionarse con la inteligencia; la mayor "conciencia" de estos caballos los hace mucho más fáciles de entrenar con los métodos correctos.


Aprendizaje emocional: 'El archivo del mal recuerdo'


Otro punto importante, dice Grandin, es que los animales en general, y los animales nerviosos en particular, nunca olvidan realmente un evento traumático.


"Todo aprendizaje intensamente emocional es permanente", dice, y agrega que la naturaleza lo hizo de esa manera para que los recuerdos de las cosas que el caballo cree que pueden causarle daño (su definición de "miedo") se conservan automáticamente.


"Para un caballo, un recuerdo de miedo traumático es como un archivo de computadora defectuoso. Un jinete en quien el caballo confíe puede llegar a entrenarlo para que cierre ese archivo y lo mantenga cerrado, pero seguirá allí y puede volver a abrirlo si se dan circunstancias similares".


Cuenta la historia de un caballo de cuerda que se había vuelto fóbico a que cualquier cosa le tocara los posteriores como resultado de un grave accidente. Con su jinete habitual, que supo tranquilizarlo, el caballo mantenía cerrado el archivo del mal recuerdo. Un día, ese jinete se fue de vacaciones y otra persona montó el caballo en un corral con ganado. "Una de las vacas rozó el posterior del caballo y el caballo entró en pánico, se estrelló contra la cerca, se rompió la pierna y tuvo que ser sacrificado. El jinete que no conocía tan bien al caballo no supo cómo ayudarle a mantener ese archivo cerrado".


Grandin agrega que la primera vez que un caballo experimenta algo es el peor momento para que se traumatice. Por ejemplo, un caballo puede viajar en un remolque docenas de veces, luego experimentar un accidente en el remolque y no tener miedo del remolque como resultado. Pero si algo malo sucede la primera vez que el caballo sube a un remolque, formará una asociación negativa basada en los sentidos con el remolque que será permanente, lo que significa que será parte de ese caballo para siempre. Se puede trabajar para que acepte subir y viajar en un remolque, pero si se da una circunstancia parecida a la que vivió puede reactivar su miedo traumático original.


Curiosamente, añade Grandin, en el caso de sufrir un accidente que ocurre en el viaje número 25 del caballo en un remolque, si el caballo huele a goma quemada justo en el momento del impacto o antes, puede volverse fóbico por el olor a goma quemada. Ese es el motivo por el cual Grandin dice que los caballos, como la mayoría de los animales, son:


“Super-divisores”


Eso significa que experimentan estímulos (imágenes, sonidos, olores) con un detalle insoportable. También son capaces de ver mucho más las diferencias entre las cosas que las similitudes. No ven el bosque, solo árboles, árboles y más árboles. Grandin llama a esto ser "hiper-específico", un término que proviene de la investigación sobre el autismo.


Como los caballos, las personas autistas son muy específicas. Y, como los caballos, pueden tener miedo a los detalles minúsculos de su entorno. El ejemplo favorito de Grandin de un súper divisor con un miedo hiper-específico es lo que ella llama "el caballo de sombrero negro".


Se trataba de un caballo castrado que había sufrido abusos en algún momento por parte de alguien que llevaba un sombrero negro. El caballo había identificado erróneamente la fuente del abuso como el propio sombrero y, por lo tanto, estaba aterrorizado de que cualquier persona usara o incluso sostuviera un sombrero negro.


Los caballos con frecuencia hacen este tipo de generalización inapropiada, dice Grandin, porque sus sentidos están en alerta máxima y forman recuerdos sensoriales en el momento de una experiencia aterradora. Así, un caballo ve un sombrero negro cuando lo golpean y forma una imagen-memoria permanente de los sombreros negros como instrumentos de tortura. O se enreda gravemente en una manta de nailon para caballos y forma una memoria sonora permanente de nailon contra nailon como una amenaza para la vida y las extremidades. "Puedes ponerle una manta de algodón a ese caballo y estará bien", señala Grandin. "Pero el sonido de cualquier roce del nailon coincidirá con ese recuerdo del sonido en particular y lo asustará".


A veces es difícil descubrir la causa de una fobia equina inusual. Grandin habla de un caballo que tenía un miedo mortal a las herramientas de mango largo, como rastrillos y escobas. Resultó que había tenido un accidente en el que se volcó al estar atado a dos cuerdas mientras llevaba un grueso ramal azul atado a su cabezada. Mientras se volvía hacia atrás, vio el ramal azul que caía sobre su pecho e hizo una imagen-recuerdo permanente de él como la causa de su trauma. Más tarde, las herramientas de mango largo, especialmente aquellas con mangos azules, coincidieron con esa imagen "aterradora" en su mente, lo que le hacía sentir un miedo infundado (desde nuestra perspectiva).


Ser consciente de cómo la hiper-especificidad extrema (y a menudo engañosa) de los caballos causa miedo traumático puede ayudarlo a comprender y lidiar mejor con los miedos irracionales de tu propio caballo.


Consejos para dueños sensatos


¿Qué más podemos inferir sobre las mejores formas de montar, entrenar y manejar nuestros caballos a partir de la visión única de Grandin sobre la mente equina?

A continuación, se muestran algunas estrategias clave:


Evita crear recuerdos de miedo. Esto es primordial. Debido a que los miedos en los equinos son tan duraderos, es mucho mejor evitar crearlos en primer lugar mediante un manejo adecuado y una solución de problemas cuidadosa que mantenga a su caballo, especialmente a los jóvenes, fuera de contratiempos.


Los métodos de educación adecuados también son fundamentales. "Estoy totalmente en contra de usar el castigo para enseñar nuevas habilidades a un animal", dice Grandin, quien agrega que castigar el comportamiento motivado por el miedo es absolutamente contraproducente, ya que solo hará que el caballo se vuelva más temeroso. "El peor escenario es aquel en el que el caballo está asustado y no puede escapar", dice. Por lo tanto, enseñarle a un caballo a aceptar una cabezada atándolo y dejándolo luchar garantiza que se forme un recuerdo de miedo traumático que acompañará al caballo durante toda su vida.


Si su caballo ha desarrollado un miedo fóbico a algo, vale la pena intentar descubrir exactamente cuál es el desencadenante. Si es algo que se puede quitar del entorno del caballo, como un cierto tipo de manta de silla o un bocado en particular, hazlo.


Introduce la novedad de forma planificada y positiva. Entrena a tu caballo para que se sienta lo más cómodo posible con la novedad y el cambio. Ata un impermeable amarillo a la cerca de su pasto, sugiere Grandin, o haz que alguien lo sostenga cerca mientras levantas con cuidado el capó de tu auto. "Puede ser cualquier cosa. Estás tratando de que él espere lo inesperado, o al menos no se vuelva loco cuando suceda lo inesperado".


Al entrenar caballos jóvenes, ten en cuenta que la silla se siente diferente para el caballo en cada paso; Grandin llama a esto el "efecto de correa ajustada". El caballo puede sentirse cómodo con la silla cuando está parado, pero cuando comienza a moverse, de repente es más consciente de esa sensación de opresión alrededor de su cintura. Así que, ayúdale a aclimatarse gradualmente al caminar, al trote y al galope, y a través de cada transición entre pasos.


En general, cualquier cosa que combine "novedad y rapidez" puede ser un problema para su caballo. Antes de llevar a tu caballo a lugares nuevos, como por ejemplo su primera competición, asegúrate de prepararlo para lo que experimentará allí.


"Tienes que hacer mucho más que prepararte para tus clases", observa Grandin, quien dice que cualquier cosa con acción rápida puede hacer que un caballo quiera huir. "Descubrí que las banderas, los globos y las bicicletas son los tres grandes elementos". Introduce elementos como estos en un entorno seguro y familiar, y será mucho menos probable que tu caballo se asuste cuando los vea en un entorno nuevo.

Ser consciente de la naturaleza equina


Grandin dice que es importante tener el control sobre un caballo como lo haría otro caballo. Eso es porque los caballos, a diferencia de los perros, "están menos controlados por estímulos puramente sociales", lo que significa que es menos probable que hagan algo simplemente para complacerte. Por lo tanto, los métodos llamados "naturales" para establecerte como líder de tu caballo, logrando ganarte su confianza, son los más efectivos.


Grandin también está de acuerdo con Clinton Anderson y otros veterinarios que afirman que los caballos aprenden mejor cuando sus pies están en movimiento.

"El movimiento es básico para el aprendizaje", dice. "También es cierto para los niños autistas. Aprenden mucho mejor cuando pueden moverse en lugar de cuando se les obliga a quedarse quietos".


Para evitar estresar a tu caballo, ten en cuenta las señales que está dando cada vez que trabajes con él. "¿Está moviendo la cola? ¿Está sudando demasiado o temblando? Termina la lección antes de que explote. No hagas una sesión de entrenamiento más larga de lo que él puede soportar cómodamente, y siempre acaba con una nota positiva”, dice.


Y, para aumentar las probabilidades de que tu caballo aprenda lo que estás tratando de enseñarle, asegúrate de que todas las recompensas lleguen dentro de un segundo de la acción que se recompensa. "De lo contrario, tu caballo no hará la asociación. Eso es porque un caballo tiene menos 'corteza de asociación' en su cerebro que los humanos, nuestra computadora es 10 veces más grande que la suya".


Se lo debemos a nuestros caballos, hacer uso de esa computadora mucho más grande en beneficio de su bienestar y felicidad.


Para obtener más información sobre Grandin y su trabajo, visita www.grandin.com.



67 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Equi-libera: Método Masterson
masaje equino