Beneficios del método Masterson en las diferentes disciplinas ecuestres




A continuación te describo cuales son las sobrecargas o problemas físicos más habituales en los caballos en cada deporte o actividad, y sobre los que se trabajan en las sesión de método Masterson para lograr una liberación y alivio de los mismos.

Caballo de doma clásica:

Para conseguir los movimientos deseados en un caballo de doma clásica, es totalmente necesario que el caballo tenga la musculatura libre de tensiones. Mediante el Método Masterson, y en función de lo que se observe en la evaluación, nos centraríamos en trabajar la zona de la nuca y los músculos justo detrás de la quijada, los músculos de la linea superior del cuello, verificaríamos que el dorso esté libre de dolor y que los cuatro miembros del caballo tengan una amplitud de movimiento.

El objetivo es ayudar al caballo a liberarse de las tensiones musculares que se pueden acumular durante los entrenos. Un caballo libre de dolor tendrá la capacidad y las ganas de colaborar para realizar los ejercicios deseados.

Caballo de salto:

En el caballo de salto, una gran cantidad de los músculos de su cuerpo trabajan primero en una contracción concéntrica para elevarse en el salto. El "aterrizaje" causa un impacto notable tanto a los músculos como a los tendones del cuerpo del caballo. Sin duda, esta disciplina es una de las más duras y en las que es fácil que se den lesiones. El propio esfuerzo del salto puede causar fatiga muscular. Hay muchos factores que influyen, como la altura y la cantidad de obstáculos, el estado del suelo, la técnica del caballo y la habilidad del jinete.

Mediante el Método Masterson, y en función como siempre de lo observado en la evaluación, será importante trabajar casi todo el cuerpo, desde las cervicales, músculos del cuello y los hombros, el músculo longissimus dorsi y todos los músculos que forman parte del impulso desde los posteriores.

Caballo de polo:

En el caballo de polo hay dos zonas en concreto donde se suelen acumular las tensiones, por lo que son más proclives a causar lesiones: por una parte y debido a los giros bruscos, la zona mandibular y de los músculos que van del cuello a los pectorales y al arco torácico y por otra parte en los músculos abdominales, oblicuos, psoas y semitendinoso. También suele ejercerse mucha presión en la unión lumbo-sacra. Estas serían las zonas en las que nos centraríamos con las técnicas del método Masterson, para aliviar el máximo posible esas tensiones y proporcionar el mayor bienestar posible al caballo.

Caballo de raid:

Los caballos que participan en competiciones de Raid o Endurance son los que ponen a su cuerpo más a prueba tanto a nivel fisiológico como a nivel muscular y articular. Mediante el método Masterson se trabajarían las tensiones acumuladas después de las pruebas para ayudar a que la musculatura vuelva a su estado natural y eliminar las tensiones que pueden acabar causando contracturas y compensaciones musculares debidas a las mismas.

Caballo de rutas:

Aunque no son de alta competición, a menudo son los que más problemas pueden acumular por cambios frecuentes de jinete, sillas mal ajustadas o equipamiento inadecuado y múltiples clases o salidas en un día. Una evaluación con Método Masterson nos servirá para ver donde acumula tensiones el caballo y nos ayudará a poder prevenir problemas que luego se podrían volver más graves si no se tratan.


Y para todos los caballos, si queremos mantenerles en la mejor forma física posible, los cuidados nutricionales, de espacio, movimiento/ejercicio, compañía y sesiones de mantenimiento (veterinario, podólogo, dentista, bodywork, quiropráctico, etc.) son básicos para poder ofrecer el bienestar que se merece a nuestro caballo.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo