top of page

Dolor: lo que se esconde cuando tu caballo no es “él mismo”


caballo tímido

¿Tu caballo tiene un problema de comportamiento que te extraña? ¿Hay algo que no te cuadra? ¿Has probado con complementos alimenticios, un nuevo entrenador, un cambio de centro o una nueva silla y nada funciona? Entonces estás pasando por algo muy habitual, porque nadie te ha dicho que busques el auténtico motivo de la mayoría de los problemas con caballos: el dolor.

El dolor puede ser físico y emocional, y definitivamente van de la mano. Los caballos retienen el recuerdo de que les pidieran hacer algo que duele. Cuando se les pide, se resisten porque temen el dolor que van a sentir. Cuando miras a tu caballo desde un punto de vista más informado, muchos de estos problemas se desmitifican.

LESIONES DE CABEZA Y CUELLO

Si una persona tiene una lesión cervical, puede experimentar dolores de cabeza, visión borrosa, tensión e irritabilidad. En el caballo la misma lesión se manifiesta de la siguiente manera:

  • Dolor de cabeza

  • Sacudidas de cabeza

  • Sustos por mala visión

  • Morder y estereotipias mordiendo

  • No querer que le toquen la cabeza

Las lesiones de cabeza y cuello crean miles de problemas bajo la silla porque el cuello del caballo es una parte crítica para su equilibrio, especialmente si cargan con un jinete. Los músculos del cuello sirven para contener el empuje de los potentes posteriores. Si tu caballo no puede usar el cuello correctamente debido a un pinzamiento espinal y muscular, el equilibrio general se ve afectado y le resultará imposible adelantar su mano.

PROBLEMAS DE HOMBROS

En las personas, las lesiones de hombro se manifiestan al tener dificultad para levantar objetos, incomodidad al conducir, dificultad para hacer las tareas del hogar e incomodidad al dormir. En el caballo, los problemas de hombro se manifiestan así:

  • paso acortado en las manos

  • movimiento entrecortado

  • dolor en el área de cinchado